|  Inicio  |  Ìndice  |  Involucrate  |  Contáctanos  |  Colabora  |  
 
Nuestros Programas
Miembros
Usuario:
Clave:
 
¡Suscribete al Boletin Informativo!
Email:

Nro de visitas: 145469
¡Recomienda esta
página a un amigo Aquí!
 

OV :: Reflexión libre ::
El Camino
_ ¿Cada vez que se empieza, se empieza con el mismo ahínco? Emprendí una vez un camino y quise devorar su distancia; sin fatiga y sin demora reduje su trayecto. No hubo en mi abstraimiento ni curiosidad que me detuviera; fui el celaje que sólo dejó la huella, pero perdí el rumbo de mi destino. Muchos he trajinado, pero sólo marcan un recuerdo de mis pasos.

¿Piensas tú emprender alguno? Hay caminos que se pierden aunque tengan el hilo de la conducción. Otros, que entre malezas y arbustos configuran una brecha impenetrable. Pero hay uno que sí es abierto y transitable, es el llamado camino real. Conduce con seguridad y sin pérdida, se conoce por el trajín. ¿Qué prefieres, seguir un camino abierto o construir uno? Construir un camino es enfrentarse a la naturaleza, a la vida, al peligro, a la realidad y a lo desconocido. Si haces una excavación, no sabes si encontrarás tierra suelta o rocas; pero vale la pena imaginarlo, idealizarlo, trazarlo y construirlo. Uno aprende. El camino te enseña y te conduce a algo. Si miras atrás, dirás: por aquí pasé yo con..., aquí hice yo esto.

Hay algo muy importante, deja un marcadero, una señal. Que te verifique, que te demuestre y que te diga lo que desees en cualquier momento. Que esa señal te indique un acercamiento, una alegría y una justificación que se ha seguido el camino cierto. Pero lamentablemente no siempre es así. Los marcaderos son a veces de tristeza, dolor y decepciones. Todo se planea, se medita y nada se logra. Somos los ingenios perdidos en nuestra propia obra. Así lo hicimos y así nos tenía que suceder. No queremos imaginarnos el fracaso, todo lo descartamos. Un soñador empedernido que no afloja en su empeño y que cree ciegamente en su obra. ¡Qué testarudez!

En este trance nos quedan dos alternativas. Se devuelve uno dando puntapiés contra todo lo realizado o traza una vereda buscando una vía que esté paralizada por falta de empeño o que se pueda seguir. Cuando se devuelve, se busca abajo donde se pudo haber comenzado y que no se hizo por no saber uno lo que le conviene. ¿Habremos de comenzar como antes?_

Ángel Castillo